Benigno Varillas

All Stories

La fobia neolítica a los salvaje

Los paleolíticos que aún quedan en África, unos pocos miles, de baja estatura, a los que llamamos bosquimanos y pigmeos, se autodenominan los hombre verdaderos. Están cerca de ser exterminados por los 700 millones de neolíticos pastores que les rodean. Los recolectoras–cazadores son altamente sensibles y respetuosos con la vida. Sacralizan a sus presas, a los depredadores, al agua, a las montañas, a las fuerzas de la naturaleza. Son materialistas, liberados de la materia. Su vida transcurre en un saber estar ante el fenómeno vital. Los que pudieron extinguir al mamut, o a cualquier otra especie, lo harían por haber iniciado la senda del Neolítico. Fueron ramas separadas que se apartaron de esas pautas de comportamiento detectadas en comunidades recolectoras–cazadoras actuales y que el arte rupestre, y la lógica, permiten pensar fueron comunes a los paleolíticos de al menos la última etapa de su existencia, la Magdaleniense.

Add a comment
Bosquimanos y pigmeos

Cambios legislativos urgentes para frenar la despoblación y la deuda pública

La plataforma Wild–Europe, auspiciada por un colectivo de destacados naturalistas, alcaldes de pueblos en declive poblacional, informáticos, estudiosos de la naturaleza y emprendedores, propone al Gobierno y a la oposición que el Parlamento formule por la vía de urgencia los decretos–ley necesarios, y haga los cambios legislativos que proceda, para permitir captar cerebros del mundo informático y de la industria cultural, a nivel mundial, reclutados por ONG conservacionistas para vivir en una red de cabañas y viviendas, a construir o rehabilitar, en aldeas y zonas remotas de los territorios de la fauna emblemática española.

Add a comment
Rewilding  - Benigno Varillas

El chocolate del loro que se da a los ecologistas

La crisis de 2008 hizo que se dejaran de convocar plazas a guardas y mermaran las ayudas a los ecologistas. Al tiempo, las nuevas tecnologías avanzan. Permiten ya que la conservación de la naturaleza no cueste dinero al contribuyente. Bastaría con acoger en el campo a un nuevo tejido humano rural dedicado a una economía productiva que desarrolle las nuevas tecnologías y la industria cultural, al tiempo que cuide y disfrute de los paraísos naturales. Podría, permitir que todo amante del campo pueda vivir en él y defenderlo. Un veterano conservacionista de trayectoria reconocida, propuso en 2017 a un centenar de naturalistas de campo del sector de las ONG profesionalizadas que, siendo los que disfrutan a diario la fauna emblemática, añadieran a su labor de rastreo la de difundir lo que sienten cuando vagan libres por el campo. También propuso que dado que plazas de agentes ambientales no hay en estos años de crisis, se avance incorporando a la vigilancia al sector social que realizaba esa función cuando el Estado era un destructor de la vida silvestre.

Add a comment
Valle_de_Iruelas_-_Vista_desde_el_mirador_de_buitres

La fobia a lo salvaje del neolítico que llevamos dentro

Tras mucho batallar, en 2003 tocaba reintroducir por toda España lobos y osos –como sí se hizo con el lince– para recuperar los tres grandes mamíferos depredadores de la fauna europea. Los tres grandes mamíferos depredadores estaban estaban arrinconados contra las cuerdas tras 5.000 años de implacable Neolítico. Habíamos hecho los deberes, en una paciente labor, de tres décadas. Teníamos ya leyes, entidades, opinión pública, espacios protegidos y capacidad para hacerlo. Pero percibimos el escalofrío que capto ahora en quien acaba de leer esto. La oposición de los cuatro neolíticos en estado puro que quedan iba a ser frontal. La prensa tiene a los que se empecinan en ocupar los territorios no aptos para la ganadería y la agricultura moderna, abandonados en el pasado por nuestros padres, entre los sectores sociales desfavorecidos, no entre los abominables y corruptos. Sobre eso tendremos mucho que hablar en los próximos meses, si el virus me lo permite y, si es que no, espero otro/a lo haga por mí. Así que, en lugar de ir de frente, pensamos mejor dar un rodeo.

Add a comment
Rewilding - Oso

El Biolítico

En este artículo me propongo hablar de la era del Biolítico Acogiéndome a la invitación de Carlos Llandres y su equipo, emprendedores que son esperanza de la Humanidad por aplicar la tecnología a construir la sociedad del futuro. Sí, estoy confinado en la ciudad de Madrid, epicentro de la pandemia. Estaba en el campo, en Montejo de la Vega, el día ocho de marzo. Me planteé regresar a donde estaba, unos días antes, una aldea costera de Asturias, donde sólo vive una docena de personas, o irme, como otras veces, a la casa aislada de mi amigo de juventud, Roberto Hartasánchez, que rehuye las visitas como a la peste, pero donde me deja recalar por las veces que le acogí en el pasado. La otra opción era venirme a Madrid, a encerrarme con mi mujer y mis dos hijos en esta ciudad, aun sabiendo que me esperaba la cárcel. Pudo más el sentido de la solidaridad, y aquí estoy, detrás de las rejas. Le Moustier Neanderthals, AMNH El Biolítico debe suceder al Neolítico, triste y terrible etapa que se sitúa entre hace 9.000 y 6.000 años y que extiendo hasta el momento actual, como la era de la domesticación.

Add a comment
Biolítico - Benigno Varillas

Las desmovilización derivada de profesionalizar el ecologismo

Las nuevas tecnologías facilitan dos cosas antes imposibles: trabajar desde zonas remotas del campo y retransmitir al mundo lo que uno ve, oye, huele, palpa, saborea, siente, cuando entra en solitario y de puntillas en la naturaleza, en comunión con lo vivo y con lo inerte, piedras, luz, paisaje, cosmos… qué le diría yo, para describir la armonía Alcanzar el sueño de una vida integrado en la naturaleza, al obtener los ingresos necesarios con una profesión que permita teletrabajar. Hasta ahora esto no era así. La única forma que había de acercarse a ese ideal era elegir una profesión de campo, todas ellas neolíticas y por tanto asumiendo su parte negativa. Cuando unos pocos naturalistas se agruparon allá por la década de 1970 en asociaciones para impedir la destrucción de la naturaleza, salían al campo y militaban en el tiempo libre que les dejaba el trabajo o los estudios. Pasada una década eran ya 100.000 personas las que pagaban su cuota al centenar de asociaciones ecologistas que había en España. Empezaron a liberar a algunos de ellos para llevar la burocracia de la asociación. Eso redujo la militancia. Para eso ya pagaban al liberado.

Add a comment
Trabajo y Naturaleza

Rebelaos contra todo nuevo mandarín del ruido

Cuando los chinos hicieron su revolución en 1950, se liberaron del antiguo régimen feudal que los gobernaba desde los inicios del Neolítico. Volvieron al comunismo primitivo del Paleolítico, pero ya era tarde. Los sátrapas de la domesticación habían envenenado esa parte del planeta de tal manera, reproduciendo sus esclavos por encima de los mil millones de individuos, con lo cual, la vuelta a las comunidades nómadas de cazadores recolectores, que había en China, como en todo el mundo, hace 12.000 años, fue imposible. Lo mismo pasó en el resto del mundo.

Add a comment
ruido naturaleza

El primer artículo de periodismo ambiental

Una semana de primavera, como ésta de 2020, pero hace 43 años, concretamente el sábado 23 de abril de 1977, Félix Rodríguez de la Fuente llevó a sus tres hijas de 10, 8 y 3 años, a conocer a varios de los 2.800 voluntarios que vigilaron ese año los farallones donde criaban los halcones peregrinos. Eran, en su mayoría, chicos y chicas de la Organización Juvenil Española (OJE), hoy integrada en los Boy Scocuts. Llevaban seis semanas viviendo a la intemperie en tiendas de campaña, provistos de prismáticos con los que controlar los cortados de Madrid y provincias limítrofes.

Add a comment
Adena  - Benigno Varillas

Ruinas de guardar el campo que ahora lo salvarían

En mi infancia no había coches, automóviles, utilitarios. Sólo camiones, autobuses, taxis y grandes limousines de millonarios. El primer vehículo a motor que aparcó en el callejón sin asfaltar de nuestra casa salimos corriendo a verlo. Discutíamos los niños si era haiga o no, pues tenía cuatro puertas y eso, por alguna película, sospechábamos era exclusivo de un gran coche. No parecía demasiado rechoncho para haiga. Era Gordini, sin los ángulos picudos del Cadillac, pero lo de las cuatro puertas nos animó que habíamos visto un haiga. A pesar de sus redondeces el Gordini era el deportivo del momento. Superaba en 10 km/h los 105 de velocidad máxima que de media alcanzaban los 90.000 vehículos que había en 1962 en España. Costaba 200.000 pesetas, el sueldo de 15 años de un obrero de la época. Era impensable que los guardas de los parques nacionales y los cotos de caza o sus directores y capataces, o los ganaderos, vivieran en la ciudad y fueran al campo a diario, como hacen ahora.

Add a comment
España Vaciada

Los españoles

Las glaciaciones convirtieron a España, sur de Francia y norte de Italia en el refugio de la vida salvaje durante cientos de miles de años.  El animal más destacado de esa comunidad faunística que durante milenios evolucionó con el frío fuimos Homo sapiens que llegamos a máximo desarrollo cerebral alcanzado por especie alguna hace 15.000 años, en el periodo Magdaleniense, cuando se pintó Altamira.

Add a comment
Biolítico - Benigno Varillas
Image
Conservación Activa

Download Our Mobile App

ivoox