Dejar que teletrabajadores jóvenes recuperen la fauna en zonas de la España vacía

España vacía

Aportación a la Estrategia para el Reto Demográfico

Las subvenciones a la ganadería y la agricultura extensiva de los últimos treinta años no evitaron el declive de pueblos y aldeas. Tampoco las ayudas para rehabilitar casas dedicadas al turismo rural. El número de habitantes de las zonas marginales han ido, inexorablemente, a menos. La mitad del país está abandonado.

En cuanto el hombre se retira, lo salvaje vuelve a sus dominios. Aumenta la vegetación, con ella los corzos, los jabalíes, el lobo, el oso, las rapaces y demás depredadores. Los que no vuelven por sí solos, ya que se les cazó hasta el último, son los herbívoros de gran porte como el uro, el tarpán y el encebro, léase el toro, el caballo y el asno salvaje.

Hace siglos que los grandes herbívoros salvajes desaparecieron. Hubiéramos perdido hasta su memoria de no ser por las pinturas rupestres. Pero hasta eso se arregla. El rewilding consiste en de-domesticar razas de ganado que guarden capacidades de buscar alimento, estructurarse en manadas territoriales, enfrentarse a los depredadores y ser saneados por ellos. El bisonte, que sobrevivió en Polonia, completa la lista de especies de la fauna emblemática pintada en Altamira que permiten manejar el monte asilvestrado.

Al entrar hace 34 años en la Unión Europea, España adoptó la Política Agraria Comunitaria (PAC) y con ella se empezó a pagar un sueldo, sacado de los impuestos del contribuyente, al que tenga vacas y ovejas. Pero lo mismo que los fondos para el turismo rural, esa ayuda no evitó el abandono del campo.

La próxima PAC y el rescate previsto para reconstruir la economía tras la crisis del coronavirus son una oportunidad para no repetir el error de insistir únicamente en la idea de que nuestros jóvenes rurales solo pueden ser ganaderos. Cabe hacer hueco a otra opción económica alternativa que la juventud secundaría con más interés. La Estrategia para el Reto Demográfico tiene la posibilidad de cumplir ese objetivo: reforzar el mundo rural vacío con amantes de la naturaleza que puedan teletrabajar y, por ello, no precisen comer del territorio en el que viven.

Un naturalista, consagrado profesionalmente en una actividad que le permita teletrabajar, migraría al campo si se le presenta una oferta atractiva y una razón poderosa. La recuperación de la fauna es una causa por la que muchas personas trasladarían su puesto laboral a un lugar remoto. La oportunidad de participar, de verdad, en la tarea de recuperar la naturaleza, insertando teletrabajadores en comunidades nómadas con movilidad entre diferentes territorios y climas, que lideren el rewilding permitiría a la vanguardia de la sociedad de la información y de las nuevas tecnologías, promover y difundir, día a día, la vida silvestre.

La fauna es un valor. Explotar ese recurso es tan sencillo como permitir que los espacios naturales se repueblen con teletrabajadores nómadas, amantes de la naturaleza, que quieran vivir con el lobo, el oso, el uro, el tarpán, el bisonte y el resto de especies. La solución es tan simple como modificar las leyes urbanísticas, conservacionistas y de enseñanza que lo impiden y dificultan. Más que de presupuesto es una cuestión de parlamentos que legislen.

San Martín de Oscos

BIÓGRAFO AUTORIZADO DE FÉLIX RODRÍGUEZ DE LA FUENTE

 

Estrategia para la Reconstrucción de la España Vacía /  Extra publicado en La Nueva España  ( Serie de Artículos )

Más información sobre este tema en el Blog del Autor

Libros escritos por el autor. Visite Amazon para visualizar los libros que el autor tiene a la venta.

Author’s Posts

Artículos Relacionados