Primera cita, documentada gráficamente, sobre Abubilla (Upupa epops Linnaeus, 1758) cebando un volantón de Críalo europeo (Clamator glandarius Linnaeus, 1758)

Ejemplares adultos de Críalo europeo - Teresa Palacios
See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/342893514

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/342893514

Autores: Amor García, AugustoPalacios Colomer, TeresaBasanta Reyes, Luis F.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

RESUMEN

El día 03-06-2020, en un área situada en la provincia de Madrid, se localiza un Almendro (Prunus dulcis), que soporta dos nidos de diferentes especies; Urraca (Pica pica) y Abubilla (Upupa epops). Ambos parecen contener pollos, a juzgar por las continuas visitas de sus respectivos adultos, con cebo en pico.

El 14.06.2020, se observa que los nidos parecen vacíos, mientras, en un árbol cercano, están posados dos volantones de Críalo (Clamator glandarius) (nº1) y (nº2).

Un adulto de Urraca reclama desde un árbol próximo y el volantón (nº1) se desplaza a su encuentro, volando, reclamando y con actitudes petitorias, siendo cebado. El volantón (nº2) no mostró reacción alguna ante esa ceba.

Un adulto de Abubilla se aproxima al volantón (nº2), que, al verla, solicita ser alimentado, siguiendo los patrones habituales (llamadas sonoras y movimiento de alas), produciéndose la ceba de la Abubilla al joven Críalo.

En una segunda ocasión, un adulto de abubilla se aproxima acompañado por un volantón de Abubilla, al volantón de Críalo (nº2), repitiéndose la ceba a este, a pesar de que el volantón de Abubilla también relama ser cebado. El volantón de Críalo (nº1), no muestra ningún tipo de reacción, permaneciendo posado en su árbol.

ANTECEDENTES

El Críalo europeo ha sido considerado un parásito especialista en Iberia, (Arias de Reyna, 1984), autor que añade ; “Actualmente se está notando en la especie una cierta tendencia expansiva,  tanto  hacia  nuevas  áreas  como  hacia  la  utilización  de nuevas  especies hospedadoras”, frase que parece haber sido premonitoria.

Hasta 1979, todo lo que se sabía es que se habían datado parasitaciones sobre algunas otras especies:   “…. revisando los datos aportados por la bibliografía, vemos que, además de la Urraca, también hay otras especies como la Grajilla, la Corneja, la Chova, etc, que con relativa frecuencia son parasitadas. Incluso se han encontrado sus huevos en nidos de Milanos” (Arias de Reyna, 1984).

(Soler, 2012), considera la Urraca (Pica pica) y la Corneja común (Corvus corone) sus principales hospedadores en la península. Añade que también la Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax ) y la Grajilla occidental (Corvus monedula ) son parasitadas por el Críalo, “sobre todo en zonas desarboladas donde la Urraca es escasa”. Menciona al Rabilargo  (Cyanopica cyanus) (cooki act.) como un huésped apropiado, aunque “desde hace décadas no se ha encontrado ningún nido de esta especie parasitado por el Críalo (Arias de Reyna, 1998) en (Soler, 2012).

(Soler et al.,2000) cita a (Fry et al, 1988), quienes, para el África subsahariana, comentan que el Críalo parasita otras especies de córvidos, estorninos y abubillas.

En la bibliografía más reciente, (Lowther 2015), en el “Listado de hospedadores” encontramos citada como hospedador de Clamator glandarius, a una especie muy próxima a la Abubilla (Upupa epops) en África: Abubilla africana (Upupa africana), citada por Rowan (1983) si bien, el dato está calificado como cuestionable en el propio Listado, por su poca precisión; al igual que otras citas, sobre otras especies, de la misma autora.

Almendro (Prunus dulcis) de la zona: Gran porte, sin podas, con ramas secas. Foto: A. Amor

HABITAT

El   área   de   observación   se   sitúa   en   el   sur   de   la   provincia   de   Madrid. Cobertura vegetal de encinares adehesados, con poca presión humana, intercalado de plantaciones añejas de Almendros (Prunus dulcis) sin tratamientos ni podas. No se recoge la cosecha. En los bordes del área, vegetación sustitutiva de un estadio, lejano ya, del climax, se presenta un buen número de pies de Retama (Retama sphaerocarpa). Existe algún pino (Pinus sp.) disperso, escasos.

Por diversas razones, entre ellas la tranquilidad y práctica ausencia de visitas humanas, incluso en años anteriores a 2020, la zona acoge una importante densidad de Urracas y de Críalos, reduciéndose la extensión de los territorios y, por tanto, la distancia entre nidos del hospedador.

Ejemplares adultos de Críalo europeo, el 16.02.2019. (Foto: Teresa Palacios)

DATOS DE LA OBSERVACIÓN

Previamente a la datación concreta, que provoca esta publicación y su testimonio fotográfico, los autores han realizado durante el año 2019 diferentes visitas a la zona, coincidentes con el periodo reproductor del Críalo y su hospedador la Urraca, obteniendo otros datos diversos y fotografías. Durante el año 2019, no se observaron patrones de conducta diferentes a los conocidos y publicados en la bibliografía consultada.

Durante el año 2020, las visitas a la zona comenzaron a finales del mes de febrero y se vieron interrumpidas a mediados del mes de marzo por las restricciones debidas a la pandemia, reanudándose al ser autorizadas, nuevamente, las salidas.

 

El día 3 de junio de 2020 se localiza, en la zona citada, un nido de Urraca (Pica pica) en un Almendro (Prunus dulcis), con pollos, a juzgar por las frecuentes entradas con cebo en pico de los adultos y los sonoros reclamos.

Mientras se efectúan estas observaciones, un ejemplar adulto de Abubilla (Upupa epops), con cebo en el pico, se posa en las ramas secas de la parte alta del mismo árbol en que está el nido de las urracas. Salta hacia un hueco que se aprecia en una de las ramas principales, ya seca, de la que pende  otra  rama que, al desgajarse, ha originado una oquedad, siendo aprovechada para instalar el nido y … sale sin cebo.

Durante largo rato, se observan las continuas entradas a sus respectivos nidos de urracas y abubillas, aportando alimento para sus pollos en el mismo árbol.

Se observan críalos adultos en los alrededores, como es habitual en la zona cada año por esas fechas.

Fecha: 14 de junio de 2020. Hora: 07,00-09,30 a.m.

A la llegada a la zona, los observadores localizan dos ejemplares volantones de Críalo (Clamator glandarius), (que denominaremos como (nº1 y nº2), que se encuentran posados, juntos, en las ramas secas de un almendro, muy cercano al árbol en que se sitúan los nidos de Urraca y Abubilla.

Un ejemplar adulto de Urraca se aproxima volando, pasa por delante de los dos volantones de Críalo, emitiendo reclamo, y se posa en un árbol cercano. Es respondido, exclusivamente, por uno de los dos volantones de Críalo (nº1), que levanta el vuelo y se cambia de árbol, siendo allí cebado por la urraca adulta. El otro volantón de Críalo (nº2), permanece en su posadero inicial, sin apreciarse estímulo o interés alguno.

El volantón de Críalo (nº1) responde a las llamadas de un adulto de Urraca; levanta el vuelo y acude, reclamando, hasta el árbol en que está esperando la Urraca. FOTO. Teresa Palacios

El volantón de Críalo (nº1), atraído por las llamadas de la Urraca, se cambia de árbol, dejando solo al (nª2). Reclama comida al adulto de Urraca. (FOTO: Augusto Amor)

Volantón de Críalo (nº1) alimentado por un adulto de Urraca. El volantón (nº2) no reaccionó a las llamadas de la Urraca. (FOTO: Augusto Amor)

El volantón de Críalo (nº1) obtiene su comida de un adulto de Urraca, tras habérsela reclamado. (FOTO: Augusto Amor)

Casi al mismo tiempo, mientras tiene lugar la ceba de la Urraca al volantón de Críalo (nº1), un adulto de Abubilla, con cebo en pico, se aproxima volando hacia el joven Críalo (nº2) (que permaneció sin desplazarse de su posadero inicial), produciéndose una inmediata reacción petitoria de alimento por parte de este, con vocalizaciones y movimiento de alas. La Abubilla adulta le ceba y se va. Un volantón de Abubilla, que acompañaba al adulto, se queda posado junto al volantón de Críalo (nº2).

El volantón de Críalo (nº2), que no respondió a los estímulos y llamadas de la Urraca adulta, es visitado por un adulto de Abubilla, siendo cebado. (Foto: Augusto Amor)

Entretanto, el volantón de Críalo (nº1), alimentado por la Urraca, permanece alejado. en el mismo árbol en que fue cebado observando el entorno, sin reaccionar ante las demandas de su congénere (nº2), a la Abubilla.

Al poco tiempo se presenta volando un adulto de Abubilla (quizás el mismo de la primera ceba, o la pareja), con cebo en pico, que ceba nuevamente, esta vez en vuelo, al volantón de críalo (nº2), desoyendo las peticiones del volantón de Abubilla, situado muy próximo.

Adulto de Abubilla realizando una segunda ceba al volantón de Críalo, pese a la demanda de alimento del volantón de Abubilla también presente. Foto: Augusto Amor.

Ni a las urracas ni a las abubillas adultas, parecía gustarles cebar a los volantones de Críalo bajo la mirada de los observadores.

De hecho, aparece de nuevo una Urraca adulta y, volando por delante del joven de Críalo (nº 1), provoca que le siga, dirigiéndose a la base de unas retamas, donde, desde lejos, se observa como es cebado nuevamente.

A los pocos minutos, es un adulto de Abubilla el que hace acto de presencia y, con unos vuelos por delante del volantón de Críalo (nº 2) y del volantón de Abubilla, se lleva a ambos también hacia las retamas, a una zona apartada de las urracas.

Un adulto de Abubilla evoluciona delante del volantón de Críalo nº2, consiguiendo que lo siga a una zona más alejada de los observadores. (FOTO: Teresa Palacios)

DISCUSIÓN

Es innegable el interés, que el dato de ceba de una Abubilla adulta a un volantón de Críalo (fotografiado en dos ocasiones diferentes), supone para la Ciencia ornitológica en general y para el conocimiento de la biología del Críalo en particular.

La parasitación, aceptada como confirmada, de un hospedador por parte del Críalo (Clamator glandarius), lo ha venido siendo en base al hallazgo de huevos de Críalo en el nido de un hospedador y su identificación mediante relación de medidas largo-ancho (Arias de Reyna, 1.984 ) y/o técnicas espectrofotométricas (Soler, J.J. et al.2003).

Ya hubiéramos querido los autores haber comprobado, de semejante y fehaciente forma, la parasitación del Críalo a la Abubilla desde un primer momento, mediante el hallazgo e identificación de huevo/os de Críalo en el nido de esta y haber realizado un seguimiento completo. Nada podíamos sospechar cuando localizamos, en el mismo árbol, un nido de Urraca y otro de Abubilla, y nada debemos añadir a los hechos objetivos reseñados.

Las observaciones y pruebas gráficas que se acompañan, ofrecen el testimonio de dos cebas de adulto/s de Abubilla a un volantón de Críalo. Son datos novedosos, inéditos, según la bibliografía consultada.

No obstante, no podemos evitar buscar una explicación hipotética a dicho comportamiento, así como a las diferentes respuestas de los volantones de Críalo.

No podemos especular sobre situaciones que hubieran podido darse, en algún momento del período de cebas en nido, entre Abubilla y Urracas.

 

Desde el momento en que se descubren los nidos de ambas especies en el mismo árbol, hasta el día en que se localizan dos volantones de Críalo posados juntos, en las cercanías de los nidos, transcurren 11 días.

El día 14 de junio de 2020 se localizan, juntos, a los dos volantones de Críalo. Los nidos de Urraca y Abubilla del mismo árbol están vacíos.

Los dos volantones de Críalo, que podrían ser hermanos de nido o no, presentan un comportamiento clásico de agregación y relación tras sus primeros vuelos, tendente a recuperar la identidad y reconocimiento como especie (Soler et al.,1999).

Urracas y Abubillas adultas, no podrían estar tan cerca de unos nidos que no fueran los suyos propios, cuando se aproximan a cebar a los volantones de Críalo, excepto si fueran ellas mismas las “titulares” de esos nidos y territorio. En otro caso serían atacadas por los congéneres “propietarios” de esos nidos y/o territorios.

Creemos que los dos volantones de Críalo “pertenecen al mismo árbol”. porque no hay ninguna agresión, ni conato alguno, entre los adultos de ambas especies (Abubilla y Urraca) y porque cada volantón presenta reacciones selectivas e inversas al otro, dependiendo de la especie del adulto que reclame o vuele en las cercanías.

Cuando se aproxima un adulto de Urraca al área en que se encuentran los volantones de Críalo y emite sus llamadas, es respondido, exclusivamente, por el volantón de Críalo (nº1), ya esté junto al otro volantón o solo. El volantón de críalo (nº2) permanece en su posadero sin reaccionar.

Se ha prestado especial atención y control por parte de los observadores (dos al unísono), para confirmar y asegurar qué adulto y de qué especie, cebaba a qué volantón, para evitar confusiones, ya que ninguno de los volantones de Críalo estaban marcados.

Cuando un adulto de Abubilla reclama o se aproxima volando, es el volantón de Críalo (nº2) el que reacciona, con llamadas insistentes y actitudes petitorias, al tiempo que el volantón (nº1) se muestra desinteresado, sin reacción alguna.

El volantón de Abubilla parece acompañar, frecuentemente, a los adultos de Abubilla. No se ha observado interrelación de este con los volantones de Críalo, aunque se muestra confiado, por la corta distancia a que se sitúa.

En la segunda ceba de un adulto de Abubilla al volantón de Críalo (nº2), está presente el volantón de Abubilla, que reclama ser cebado al unísono que el volantón (nº2), siendo ignorado por el adulto que, directamente, prioriza, se dirige y ceba al volantón de críalo (nº2).

Es muy probable que el volantón de Abubilla aproveche la, casi continuada, estancia con sus progenitores, para demandar y recibir alimento sin la competencia del volantón de críalo (nº2).

Los volantones de Críalo siguen siendo alimentados, tras salir del nido, por sus padres adoptivos (Soler, J.J. 2012).

Este mismo autor comenta: “Pasado algún tiempo, volantones procedentes de distintos nidos….. se juntan en grupos.. Estos grupos son alimentados por grupos de hospedadores adultos…Además, una misma Urraca alimentó a dos pollos de Críalo procedentes de distintos nidos y, por tanto, se puede inferir que las urracas alimentan a todos los pollos de críalo independientemente del nido del que procedan.” (Soler, J.J. 2012).

Afirmación, esta última, que no podemos hacer nuestra en el caso que describimos, ya que la Urraca alimentó solamente a un volantón de Críalo (nº1), porque fue uno solo el que respondió positivamente a su reclamo.

El comportamiento del volantón de Críalo (nº1), sigue los patrones descritos por los autores citados arriba, para un parásito que utiliza de hospedador a la Urraca: Reacciona y acude a sus llamadas, solicita y recibe ceba, sigue al adulto volando, etc.

El comportamiento del adulto de Urraca, llamando al volantón de Críalo para cebarle en otro árbol más alejado, podría responder a que no ha considerado seguro hacerlo donde se encontraban los dos volantones juntos, probablemente por la distancia a ellos de los observadores. Incluso regresa tras la primera ceba y “se lleva” al volantón que quiere seguirle, a un lugar más alejado entre las retamas.

Tanto el comportamiento del volantón de Críalo (nº2), como el comportamiento de las Urracas, parecen indicar que no se ha creado impronta de ningún tipo entre ellos, lo que podría indicar que no es un pollo alimentado por las urracas, desde su nacimiento, en un nido de urracas.

Con referencia a las improntas de un pollo de Críalo con los padres adoptivos que le alimentan, Arias de Reyna realizó varios experimentos con pollos de Críalo, unos criados por Urracas y otros por Rabilargos (el experimentador parasita artificialmente  nidos de Rabilargo) descubriendo que, después de dos meses de haber volado del nido y no ver a sus padres adoptivos, todavía reconocen a sus respectivos hospedadores (Arias de Reyna,

1984 ).

En el Cuadro se comparan los periodos de incubación y de estancia en nido, para Urraca, Abubilla y Críalo.

 

Incubación

Estancia en nido

Urraca

18

20-24

Abubilla

17

24-30

Críalo

13-14

19-25

 

Fuente: Soler 2012, Martín-Vivaldi 2016

 

 

 

Debemos reconocer que:

Los patrones de conducta exhibidos por el volantón de Críalo (nº2), pudieran ser semejantes a los de un volantón de Críalo criado por Abubillas, desde su nacimiento, en un nido de Abubillas: Reacciona y acude a sus llamadas, solicita y recibe ceba, sigue al adulto volando, etc.

El adulto de Abubilla prioriza la ceba al volantón de Críalo( nº2), antes que al volantón de su misma especie, pese a estar reclamando igualmente y en proximidad.

El comportamiento del volantón de Abubilla parece indicar que está acostumbrado a la presencia del volantón de Críalo (nº2).

 

El volantón de Críalo (nº2), es indiferente a las llamadas, reclamos, vuelos y oferta de cebas que los adultos de Urraca ejecutan dirigidas al volantón de Críalo (nº1).

Quizás la proximidad de un nido, en el mismo árbol que el de urraca, de una especie de similar corpulencia a la suya, pudiera haber invitado a la hembra de Críalo a depositar un huevo en él.

Podría ser una explicación al infrecuente éxito reproductor (productividad) de las Abubillas de nuestro caso: Un único volantón.

Publicidad

Publicidad

REFERENCIAS

ALVAREZ, F. & ARIAS DE REYNA. L. (1974). Mecanismos de parasitación por Clamator glandarius y defensa por Pica pica. Doñana Act. Vert. I (2): 43-65

ARIAS DE REYNA, L., 1984. Parasitismo de incubación en el Críalo (Clamator glandarius). Misc. Zool., 9: 419-425. Research Gate, 2008.

CRAMP, S. (Ed.) 1985. The birds of the Western Palearctic. Vol. 4. Oxford Univ. Press.

FRY, C.H., Heith, S. & Urban, E.K., 1988. The birds of Africa. Academic Press.London.

LOWTHER, P.E. (2015). Cuckoo hosts - page 1 Host list of avian brood parasites - 2 - Cuculiformes - Old World cuckoos. Field Museum.  version 02 Jun 2015.

MARTÍN-VIVALDI, M., DOÑA, J., ROMERO MASEGOSA, J., SOTO CÁRDENAS, M. (2016). Abubilla – Upupa epops. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Morales, M. B. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.

MOLINA-MORALES, M. et al. (2015) Ecología y evolución de las interacciones parásito de cría-hospedador: Un estudio longitudinal con individuos marcados. Revista Catalana d´Ornitología. 31: 38-60, 2015,

REUVEN,Y. (1997) First record of Great Spotted Cuckoo (Clamator glandarius) parasitizing Indian House Crow (Corvus splendens). Israel Journal of Zoology . Research Gate.

ROWAN, M. K. 1983. Doves, parrots, louries and cuckoos of southern Africa. Croom Helm, London

SOLER, M. & SOLER, J.J. (1999) Innate versus learned recognition of conspecifics in great spotted cuckoos Clamator glandarius. Anim. Cogn.

SOLER, J.J., SOLER, M. & MOLLER, A.P. (2OOO) .Host recognition of parasite eggs and the physical appearance of host eggs: The Magpie and its brood parasite the Great Spotted Cuckoo. Etología 8. 9-16

SOLER, J.J., AVILÉS, J.M.,  SOLER, M. & MOLLER, A.P. (2OO3) Evolution of host egg mimicry in a brood parasite, the great spotted cuckoo. Biological Journal of the Linnean Society 79(4):551 – 563.

SOLER, J.J. (2012). Críalo europeo- Clamator glandarius. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A. & Morales, M.B. (Eds.) Museo Nacional de Ciencias Naturales.

AUTORES

Amor García, Augusto 

Palacios Colomer, Teresa 

Basanta Reyes, Luis F.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Ver debate, estado y perfil de autores en ResearchGate

Ver debate, estado y perfil de autores en ResearchGate